<   Regresar a Turismo al Vuelo

29 mayo, 2020

De mochilera por San Andrés

La última vez que viaje a San Andrés fue de mochilera, les contaré mi experiencia, algo de las ventajas, inconvenientes, beneficios, perdidas... Y que entren ustedes y escojan.

La idea del viaje era desconectarme de la rutina de la ciudad, comenzar el año nuevo en la playa, por pocos días divertirme y pasarla bueno con poca plata.

Lo primero que organicé fue el hospedaje, por un amigo de un amigo encontré una casa que me brindaba una habitación con baño privado a un precio económico. La idea me pareció genial pues me iba a ahorrar un montón de dinero de hotel.

Pero al estar allá me di cuenta que la ubicación de la casa no era muy central, lo que me significó gastar dinero extra en taxis para poderme movilizar a lindas playas y disfrutar de los mejores planes que salían en la noche. O sea que el dinero que pretendía ahorrarme en hotel, me lo gasté en transporte.

Por otra parte, al quedarme en la habitación de una casa perdí la privacidad, que en un viaje de descanso para mí es muy necesaria ya sea para levantarme despelucada o para la intimidad, de la que ustedes ya sabrán. 

Después revisé los tiquetes, también pensando en el ahorro compré unos pasajes en una aerolínea barata que finalmente me salió cara. Hoy en día creo que gasté más de lo que me costaban los tiquetes con una aerolínea de lujo. Pues por el libre comercio de la Isla muchos productos buenos son muy económicos, me antoje de todo, la maleta se iba llenando, llenando y al regresar me tocó pagar dinero adicional para poder traerla.

Ahora hablemos de lo más rico; la comida. Al principio fui muy juiciosa, cociné en la casa para ahorrarme unos pesos pero al estar paseando me iba antojando y no podía quedarme con las ganas de probar los más deliciosos platos típicos que ofrece la Isla: la empanada de cangrejo, el Rondón, las bolas de coco. Y ni hablar de los tragos como el coco loco… En fin el dinero que me quería ahorrar cocinando me lo gaste disfrutando la deliciosa comida de la Isla. Hoy en día creo que si hubiera pagado un plan con toda la alimentación incluida, barra libre, snacks y trago seguramente me hubiera ahorrado más dinero.

Fue un paseo inolvidable, San Andrés es una isla paradisíaca que ofrece todo lo que uno necesita para descansar: lindas playas, deliciosa comida de mar, súper planes en la noche, gente de todas las partes del mundo y seguridad.

Ahora, si quieren ir de mochileros o con todo pago depende de la comodidad que quieran vivir en unos días de descanso. Yo por mi parte volvería con un plan con todo incluido, que no tenga que preocuparme por el transporte, dónde comer y por la intimidad.

NUESTRO BLOG

Publicaciones Recientes

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram